En Mhodas, como especialistas en interiorismo y decoración, vamos a explicarte cómo decorar una cocina para que sea más luminosa.

La cocina es una de las zonas del hogar en la que más tiempo solemos estar; por eso, debe ofrecernos un alto nivel de funcionalidad y comodidad, además de una decoración que la haga tan acogedora como cualquier otra estancia de la vivienda.

Y algo que no podemos dejar pasar por alto para que reúna todas las características anteriores que la harán uno de los espacios más prácticos de la casa, es que debe contar con una gran luminosidad.

 

Redecora o cambia los muebles

 

El color de los muebles de tu cocina influirá en gran medida en la luz que esta tenga, ya que, el mobiliario ocupa una gran parte del espacio.

Lo ideal es que si vas a reformar tu cocina y a cambiar el mobiliario, escojas uno en tonos claros o blanco; así te asegurarás de que la luz en tu cocina esté muy presente.

Pero hay más opciones: si no quieres cambiar el mobiliario, puedes redecorarlo eligiendo una pintura blanca o de algún color claro como el beige, el rosa palo, el amarillo pastel, etc. Esto dependerá de tus gustos y preferencias, así como el estilo que quieras para tu hogar.

 

Sustituye los azulejos y/o redecora la pared

 

Sustituir el suelo, los azulejos, pintar las paredes o empapelarlas con papel pintado apto para cocinas de color blanco o claro, es una buena opción para darle un toque de luz a tu cocina.

Además, hoy en día en el mercado existen múltiples opciones. Recuerda que si tienes dudas de qué es mejor para tu espacio y necesitas un servicio de asesoramiento para la reforma de tu cocina, puedes contar con nuestros profesionales; en Mhodas te ayudaremos.

 

Haz cambios en la iluminación

 

Quizás lo que necesita tu cocina es un cambio en la iluminación. ¿Tus cortinas o estores son demasiado opacos?, ¿tienes escasos puntos de luz artificial o la temperatura de la luz no es la idónea? Lo ideal es siempre que se pueda aprovechar la luz natural. Para esto es mejor elegir cortinas o estores blancos o de tonos muy suaves y telas finas, que dejen pasar la luz casi en su totalidad; simplemente la suavizan, actuando como difusores para esos momentos del día, sobre todo en verano, en los que la luz directa puede resultar más incómoda.

Pero si no es así, puedes añadir puntos de luz en tu cocina o comprobar si la temperatura de la luz que tienes es la adecuada. Básicamente, hay 3 tipos de temperatura de luz artificial: fría (blanca), cálida (amarillenta) y neutra (intermedia). Lo ideal es hacer pruebas con los 3 y compararlos para elegir. Seguro que con estos pequeños cambios, hasta en los días lluviosos de invierno tu cocina estará mucho más iluminada.

 

Esperamos que estas ideas sobre cómo decorar una cocina para que sea más luminosa te ayuden. Para cualquier consulta o petición de presupuesto sin compromiso, puedes contactar con el equipo de profesionales especialistas en reformas e interiorismo de Mhodas; estamos a tu disposición.